Sumario
Contexto
Contaminantes de mayor interés

Definición

CONTEXTO

En la mayor parte de las ciudades, la calidad del aire se ha mejorado (considerablemente) durante las décadas pasadas. La contaminación atmosférica visible y sensible (el humo, el polvo, la niebla tóxica) ha desaparecido de muchas ciudades debido a iniciativas locales, nacionales y europeas. De vez en cuando, la calidad del aire plantea una amenaza inmediata: durante incidentes industriales o episodios de contaminación. Por suerte, esto es poco frecuente. Sin embargo, la actual calidad del aire todavía afecta a la salud de la población. En muchas ciudades europeas, la calidad del aire es una preocupación y, por lo tanto, es supervisado continuamente. En la mayor parte de ciudades, la contaminación atmosférica industrial es, o tiende a ser, substituida por la contaminación atmosférica debida al tráfico. La calidad del aire es, por lo tanto, un problema común a casi todas las ciudades principales.



CONTAMINANTES DE MAYOR INTERÉS

Problemas como el calentamiento global, la lluvia ácida y el agotamiento de ozono son conocidos, pero pueden parecer alejados de la vida diaria en nuestras ciudades. Una preocupación más directa para los ciudadanos, los expertos en salud y los políticos es el eslabón entre la calidad del aire y la salud humana. La mayor parte de nuestras actividades económicas se concentran en áreas urbanas, donde vive casi el 80 % de la población europea. Las rutas de transporte entre áreas urbanas y residenciales están a menudo muy cerca, lo que convierte al transporte en el mayor contribuidor a la contaminación atmosférica urbana. Aunque las áreas residenciales e industriales estén a menudo separadas por grandes distancias, las industrias contribuyen directamente a la concentración de fondo.

Los principales contaminantes que causan una preocupación inmediata se muestran en los siguientes apartados. Las emisiones de gases de efecto invernadero no son tratadas por este sitio web, aunque a menudo ocurren por los mismos mecanismos que los aquí descritos (más información sobre gases de efecto invernadero).


Material particulado (PM10/2.5)

El material particulado varía extensamente en su composición física y química, fuente y el tamaño de partícula. Se define PM10 como la fracción de las partículas en aire de tamaño inferior a 10 µm, y partículas PM2.5 las de menor a 2.5 µm. Ambas son las de mayor interés, ya que debido a su pequeño tamaño pueden penetrar profundamente en los pulmones, con potencial peligro para la salud. No son fáciles de inhalar las partículas mayores, que además son retiradas relativamente de manera eficiente del aire por la sedimentación. La fuente principal de emisiones en las ciudades europeas es el tráfico rodado, en particular por los vehículos diesel. Los valores límite son sobrepasados en las ciudades europeas con bastante frecuencia.


Óxidos de nitrógeno (NOx)

Los óxidos de nitrógeno (NOx) describen una mezcla de óxido nítrico (NO) y dióxido de nitrógeno (NO2). Son gases inorgánicos formados por la combinación de oxígeno con el nitrógeno del aire. El NO es producido en cantidades mucho mayores que NO2, pero se oxida a NO2 en la atmósfera. El NO2 causa efectos perjudiciales en los bronquios. Las concentraciones de dióxido de nitrógeno con frecuencia se acercan, con algunas superaciones, los niveles límites de calidad del aire en muchas ciudades europeas. Los NOx son emitidos cuando el combustible está siendo quemado, p.ej. en el transporte, procesos industriales y la generación energía eléctrica.


Ozono (O3)

El ozono troposférico (a nivel de respiración), a diferencia de otros contaminantes, no es emitido directamente a la atmósfera, sino que es un contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno (NO2), los hidrocarburos y luz solar. Los niveles de ozono no suelen ser altos en áreas urbanas (debido a que reaccionan con los niveles de NO emitidos por el tráfico), pero sí como en áreas rurales. La luz solar proporciona la energía de activación de la formación de ozono; por consiguiente, los altos niveles se observan fundamentalmente en verano, en las horas centrales del día.


Hidrocarburos (HC) y compuestos orgánicos volátiles (VOC)

Los HC pertenecen a un grupo más grande de sustancias químicas conocidas como compuestos orgánicos volátiles (VOC). Los HC son compuestos exclusivamente de hidrógeno y carbón, mientras que los VOC pueden contener otros elementos. Se producen por la combustión incompleta de hidrocarburos, y también por su evaporación. Al existir cientos de compuestos diferentes, los HC y VOC muestran una amplia gama de propiedades. Unos, como el benceno, son cancerígenos; algunos son tóxicos, mientras que otros son inofensivos para la salud.


Dióxido de azufre (SO2)

Los combustibles fósiles contienen rastros de compuestos de azufre, produciéndose SO2 cuando estos combustibles son quemados. La mayoría del SO2 emitido al aire proviene de la generación de energía eléctrica. La contribución de las fuentes de transporte es pequeña (exceptuando el transporte marítimo). La exposición a SO2 puede dañar la salud por su acción sobre los bronquios. El ácido sulfúrico generado en las reacciones atmosféricas de SO2 es el componente principal de la lluvia ácida. Las partículas de sulfato de amonio son las partículas secundarias más abundantes encontradas en el aire.


Monóxido de Carbono (CO)

Es un gas inodoro, insípido e incoloro producido por la combustión incompleta de materiales que contienen carbón, incluyendo la mayor parte de los combustibles empleados en el transporte. El CO es tóxico, actuando por reacción con la hemoglobina y reduciendo su capacidad para el transporte de oxígeno en la sangre. Incluso en grandes centros urbanos, las concentraciones de CO raras veces exceden los límites establecidos.



    © copyright CITEAIR 2007 FacebookTwitter | Fuestes RSS | Únase | Contactos | Mapa del sitio | Derechos y descarga de responsabilidades